top of page

Inteligencia Artificial y Sistemas de Información Geográfica

El avance en IA ha generado cambios a nivel global sobre todo en tiempos de pandemia donde el COVID-19 ha dado velocidad a la transformación digital en las empresas, lo que se traducirá para el año 2025 en un avance vertiginoso en la rápida producción y los algoritmos de optimización en los procesos internos de las compañías (Anna-Katrina, Instrumental).

Los procesos de innovación seguirán en un crecimiento exponencial e incluso se verá como inaceptable el uso del carbón potenciándose las nuevas formas de energía que hoy conocemos, lo que llevará a desarrollar nuevos ciclos de producción en los diferentes mercados que conocemos.

La presencia de 5G automatizará una serie de procesos y dará movilidad a nuestros negocios, creando nuevos mercados de la mano de las telecomunicaciones. Lo que incrementara la robótica en muchas industrias reemplazando las labores humanas. La conectividad llegará a todos lados incluso creando espacios virtuales con los que podremos tener una interacción (Tugce Bulut, Streetbees).


En este proceso y junto con el desarrollo de la pandemia actual el enfoque de la salud se centrará en torno el individuo y no de las instituciones incrementando la calidad de la medicina. A nivel del mercado de la construcción los procesos y construcción a gran escala tomaran fuerza frente al desarrollo tecnológico automatizando todos los procesos de planificación y ejecución en este ambiente (Meirav Oren, Versatile).

Esto generará un impacto positivo en la disminución de CO2 por la búsqueda de revertir los niveles de daño a nuestra atmosfera (Jan Wurzbacher, Climeworks). La revolución de la energía limpia será el horizonte de la investigación basada en energías renovables y un rápido crecimiento en ese ámbito (Thomas Laurent, Akselos).

Nuevos procesos de regulación y de privacidad serán propuestos al mercado con el fin de proteger transacciones e identidad por las redes digitales, un esfuerzo que cambiará los procesos regulatorios a nivel global (Ellison Anne Williams, Enveil).


Podemos aprovechar a toda escala la Inteligencia Artifical (AI), permitiendo a investigadores y a nuestras comunidades del mundo de los Sistemas de Información Geográfica beneficiarse con la tecnología; que en el aspecto geoespacial se traduce en la automatización de los procesos de análisis, bigdata, IoT e interacción con innumerables fuentes de datos.

Como ejemplo importante, es el tema de conservación del medio ambiente, que incluso nos entrega las capacidades para hacer frente a temas medioambientales, como el cambio climático, biodiversidad, desertificación o problemas de agua: “el análisis espacial es una parte crucial de los trabajos de conservación, puesto que este campo es eminentemente geográfico. Comprender los datos de carácter medioambiental, en el contexto de la localización, es necesario a la hora de decidir sobre la protección de ecosistemas frágiles. La habilidad para analizar las vastas cantidades de datos disponibles en nuestro entorno es crítica, y con esta colaboración facilitaremos a los expertos en conservación el poder hacer su trabajo de la manera más precisa posible, a una escala sin precedentes”, Jack Dangermond, Esri Inc.



309 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page